lunes, 11 de abril de 2016

Reseña: Momodora; Reverie Under The Moonlight.


Si existe un genero de videojuegos que siempre me llama la atención son los juegos de plataformas, especialmente aquellos en 2D con gráficos de pixel art. Por lo mismo con tan solo con haber visto una imagen de este titulo, decidí que tendría que darle una oportunidad y probar que tal era.

Primero que nada Reverie Under the Moonlight es el cuarto juego de la serie de juegos de plataformas Momodora (aunque de eso me entere hasta después de finalizar el titulo y no me afecto la experiencia el desconocer los títulos previos. esto debido en gran parte a que este juego es una precuela). Serie de juegos producidos por rdein y otros desarrolladores independientes bajo el nombre de Bombservice.

El titulo tiene un gameplay en donde mezcla las habilidades de confrontar o evitar enemigos mientras se evitan los obstáculos del camino con ciertas nociones básicas de la exploración dentro de un Metroidvania, siendo un juego retador (mas que nada por que los enemigos causan mucho daño con un solo ataque), pero sin perder los hechos de que si dominas bien las capacidades de la protagonista para evadir y atacar a corta o larga distancia el juego se puede completar sin grandes problemas.


La historia en si es mínima, tomamos el papel de Kaho una sacerdotisa que decide abandonar su pueblo natal y dirigirse al reino de Karst, para enfrentar al origen de la maldición que se a expandido hasta su hogar. En un juego de plataformas esto es todo lo que pido, una excusa para iniciar el desafió, sin embargo el juego toma la ruta de intentar contar todo de manera críptica, como si la historia fuera mas grande de lo que es. Ese intento de asemejarse a la narrativa de Dark soul lo hace sentir vació, cuando el titulo se hubiera sentido mucho mas amplio al tomar las cosas con un poco mas de humor, algo como Cave story por dar un ejemplo.

¿Como quieres que te tome en serio juego,
cuando haces que para derrotar a un jefe deba pegarle en sus pechos?

Llegando al como se ve el juego, no tengo ninguna queja. Es un titulo con un encantador trabajo de Pixel art, variadas animaciones en el personaje principal y con una buena variedad de áreas diferentes entre si, incluso con algunos efectos que me llamaron mucho la atención, como el de las distintas áreas en donde el agua refleja lo que sucede en el resto de la pantalla.


La música también tiene su encanto, creando la atmósfera de un mundo mágico bajo la influencia de fuerzas oscuras, sin embargo aquí vuelve un poco el problema de intentar parecerse a algo popular. Ya que intenta tener muchos momentos de silencio para crear tensión, aunque al final esto le termine jugando en contra.


Se que me he quejado de que el juego se siente como una pequeña parte, de algo que intento ser mucho mas grande. Sin embargo obviando a la historia y que el mapa para ser un Metroidvania se me antoja muy lineal, es un juego que realmente entretiene y vale la pena probar, no toma mas de unas 3 o 4 horas (quizás menos, quizás mas) dependiendo de cuanto te guste explorar, encontrar las cosas ocultas o deseas derrotar a los jefes sin recibir ni un solo golpe. 

4 comentarios:

  1. Me parece super mono a nivel gráfico, peeeeeero no sé no sé, no termino de verme jugándolo ni a corto ni a largo plazo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es algo que se puede terminar en una tarde, pero entiendo que no es tan llamativo.

      Eliminar
  2. Me llama la atención la estética pero no acaba de darme ganas de jugarlo del todo. Aunque bueno, si se puede terminar en una sesión igual le echo un ojo.

    PD: ¿Has jugado Apotheon? No tiene estética pixel art pero como metroidvania es genial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobre Apotheon, lo he jugado pero el sistema de combate siempre me cansa. Aun no lo termino.

      Eliminar