lunes, 1 de mayo de 2017

Reseña: Kobayashi-san chi no Maid Dragon.


No es secreto que no soy un gran fan de los trabajos actuales de Kyoto Animation debido a que los considero mas preocupados en la estética que en la narrativa, sin embargo Kobayashi-san chi no Maid Dragon fue algo que desde que se anuncio capto algo de mi curiosidad. En gran parte por que nunca espere que un estudio como KyoAni adaptara un trabajo del inofensivo pero fetichista mangaka Cool-kyou Shinja, sin embargo la combinación de sus estilos resulto en mi opinión en algo bastante positivo al final de cuentas.


Siendo transmitido entre enero y abril de este año, Kobayashi-san chi no Maid Dragon fue una serie de comedia slice of life de 13 episodios de duración basado en el manga de mismo nombre escrito e ilustrado por Cool-kyou Shinja. Siendo producida por KyoAni la dirección estuvo a cargo de Yasuhiro Takemoto, guión de Jamie Marchi y Youta Tsuruoka como director de sonido.


La historia nos presenta a Kobayashi una programadora con una vida tranquila y solitaria que un día al preparase para ir a trabajar se encuentra con un dragón frente a su casa, el cual se transforma en una chica vestida de sirvienta quien se presenta como Tohru. Tohru desea vivir como la sirvienta Kobayashi, ya que esta (estando borracha) le salvo la vida y desea poder agradecerle. Sin embargo su presencia atraerá a otras criaturas y eventos que cambiara la vida de Kobayashi.


Aunque podría considerarse una serie de humor tonto con personajes moe y con algunas dosis de fanservice por su apariencia inicial, sin embargo debo decir que tras esa capa superficial nos encontramos con algo un poco mas profundo y la vez cotidiano, ya que el tema central tras todo es algo tan simple y efectivo como lo son los lazos entre las personas y el como interactuar con otros puede hacernos mas felices. Son pequeños detalles en los diálogos y escenas los cuales dotan de una sensación reconfortante y hasta hogareña a los personajes, especialmente en la solitaria Kobayashi que poco a poco comienza a disfrutar la compañía.


No obstante aun cuando los personajes, incluyendo los que apenas tienen relevancia logran tener sus momentos para brillar y ser el punto fuerte del show, el punto débil de la serie es cuando recurre a un par de los mismos personajes solo para el fanservice ya que esos momentos rompen el ritmo general de los demás elementos. Por una parte tenemos a Lucoa la deidad prehispánica con sandias por pechos y el como se le insinúa sin darse mucha cuenta a un pequeño niño y el mas molesto de las escenas de fanservice el cual es el de la chica bastante pequeña que sufre de ahegaos cada ves que esta cerca de Kanna la pequeña dragón, estas dos "bromas" que se repiten muy seguido son el punto mas bajo de la serie y pueden que molesten a mas de alguno.


Del apartado visual no tengo de que quejarme, KyoAni no suele fallar en este aspecto. Aunque no es un Shaft para usar simbolismos debo decir que por mundanos que sean los escenarios están dibujados de una manera colorida y agradable que apoya la sensación reconfortante. dejando de la lado los fondos tenemos personajes muy coloridos y fáciles de diferenciar entre si, siendo bastantes expresivos durante cada episodio. Solo podría quejarme de que la animación del opening me parece como si a ultima hora hubieran puesto de todo un poco por no tener idea de que hacer, pero esto es ser muy quisquilloso ya que la calidad visual en general es alta.


Por su parte la banda sonora es bastante buena en general y aunque no seria capaz de recordar la mayoría de las melodías, escuchándolas debo decir que mezclan bastante bien esa idea de cotidianidad y fantasía conviviendo, junto a las diferentes emociones. Temas como Sora Tobu ToruWakare no serenade o Sayonara son ejemplos de su variedad. El opening es Aozora no Rhapsody por la banda j-pop fhána mientras que el ending es Ishukan Communication cantado por las seiyū de la serie, ambos temas son alegres y quedan acordes a lo que la serie quiere transmitir.


Debo decir que es una serie bastante agradable si dejamos de lado todos los fetiches que esta obra arrastra desde el manga debido los gustos de su autor, sin embargo ya que en general es una serie agradable e inofensiva puedo recomendarla ampliamente a la mayoría de mis lectores, aunque con la advertencia de que hay elementos que no son de todos los gustos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario