miércoles, 2 de agosto de 2017

Reseña: Pyre.


Supergiant Games es un estudio que ya con sus trabajos previos Bastión y Transistor se a logrado ganar mi atención por su particular forma de narrativa, por lo mismo tan pronto como estuvo disponible su nuevo título decidí que debería probarlo. Me encontré con una experiencia bastante interesante con ideas que en papel tienen un gran impacto, pero con algunos elementos que no le juegan a favor a la hora de llegar a un público masivo.


Como dije anteriormente Pyre es un juego del estudio independiente Supergiant Games, siendo publicado el 25 de julio de 2017. Fue programado por Amir Rao y Greg Kasavin, con un trabajo artístico de Jen Zee, guión de Greg Kasavin y banda sonora compuesta por Darren Korb. Estando disponible el juego para las plataformas de Microsoft Windows, Linux y PlayStation 4. De momento no esta disponible en español, pero su inglés no es particularmente complejo.

La historia del juego nos sumerge en un mundo de fantasía en donde acompañaremos a un grupo de exiliados buscando completar el antiguo rito que les permitiría regresar a su hogar. Sin embargo no son el único grupo que desea obtener esta anhelada oportunidad de libertad por lo que competir bajos las reglas del rito y ganar son elementos necesarios para continuar adelante en este mundo.


Como en juegos previos del estudio, la premisa puede no parecer demasiado compleja en un inicio, pero si aprovechas las mecánicas del juego y lees los elementos que agregan las piezas al lore, nos encontramos con un mundo bastante bien construido e interesante, con su propia mitología y costumbres. Nuestro rol durante el juego es el del "lector" (un título apropiado, cuando el 80% del juego es leer) un personaje sin rostro que tomará las decisiones que guiarán a nuestro grupo de exiliados a la libertad o a la derrota.

Por lo demás hay dos ideas con bastante impacto en la narración, el primero es que la derrota no significa un game over si no que la historia prosigue desde ese punto generando diálogos y sucesos diferentes, no son cambios definitivos dentro del juego en sí pero pueden afectar el epílogo de cada personaje. El segundo elemento es que si logras completar el rito sin ser derrotado puedes permitir que uno de tus personajes vuelva a su hogar lo cual lo hace imposible de volver a usar durante los duelos o la historia, aprovechando la empatía del jugador con el carácter y la idea de mantenerlo en el equipo o cumplir la meta de dicho personaje puede generar algunas emociones, aunque su efectividad varia de jugador en jugador.


Visual y musicalmente este es un juego hermoso, repleto de detalles y agradable a la vista. escenarios y personajes dibujados a mano, cada uno con su propia personalidad. Tiene un estilo gráfico cercano a las ilustraciones de cuentos de hadas lo que apoya a toda su idea de mundo de fantasía repleto de magia y antiguos ritos.

Por su parte la banda sonora compuesta por Darren Korb y contando con el apoyo de Ashley Barrett, es uno de los mayores puntos fuertes de esta obra. Ambientando perfectamente la atmósfera de este mundo mágico y repleto de misterios en donde comenzamos una aventura. Temas como In the flame, Never to return o Vagrant song son ejemplos perfectos de esto.


He dejado el gameplay hasta el final por un motivo y es que a diferencia de los demás elementos, este es el punto más débil de todos. Los duelos en los ritos son una especie de juego de balón "místico" en donde se de apagar la pira del equipo rival (anotar en su portería) para ganar. Hay variedad de personajes con sus propias habilidades, sin embargo el desbloqueo de ellas me parece poco llamativo y la IA de los enemigos es simple por lo que a menos que juegues en dificil no debería resultar un reto particularmente desafiante y durante los últimos duelos puede sentirse un poco repetitivo, aun cuando como con Bastión existe la opción de colocar desafíos adicionales a cambio de mayores ganancias durante los ritos. Sin embargo el resultado es que el gameplay se siente demasiado sencillo y poco inspirado, se pudo poner un mayor esfuerzo en esto.


Es un juego que se apoya mucho en que el jugador sienta empatía por sus personajes y aunque esto no sucede en todas las personas, para la persona correcta esta sera una obra hermosa. Para mi personalmente fueron unas 10 horas bien invertidas y aunque no supera a sus hermanos mayores, esta a la altura de Bastión y Transistor.
Por lo que si buscan una interesante narración este es un juego que puedo recomendar, aunque si van por el desafío deban iniciar a jugar en dificil.

4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Básicamente es el usual esquema de juego de deportes, tiene sus trucos especiales pero no marca tanta diferencia.

      Eliminar
    2. De hecho fue por los movimientos especiales que me sono a tal.

      Eliminar
    3. En mecánicas puede ser un poco similar.

      Eliminar